-Seño, ¿por qué...?

-¡Mmmmm, qué interesante! Busquémoslo


Esto es lo que pasa cada vez que le preguntamos a la maestra. Ella piensa que, en lugar de darnos la respuesta, es preferible que
nosotros lo resolvamos; de este modo aprendemos a buscar, a leer, a resumir, a ver quien dice lo que estamos leyendo, a comprobar que a veces sobre una misma cuestión encontramos informaciones opuestas.
Y aunque a veces sea un poco cansado, creemos que nuestra maestra lleva toda la razón.

  • ¿Por qué se dice "Estás en Babia"?



  • ¿Por qué flotamos en el mar Muerto?












  • ¿Por qué las vacunas reciben ese nombre?




  • ¿Tienen dientes las ranas?




  • ¿Por qué las jirafas tienen el cuello tan largo?



  • ¿Las plantas carnívoras pueden comernos?




  • ¿Por qué en el desierto no hay agua?




  • ¿Por que nuestros teclados se llaman "QWERTY"?