IBN AL-JATIB
El polígrafo insomne
Fue la última gran figura de las ciencias y el pensamiento en toda la historia de al-Andalus. Poeta, biógrafo, historiador, médico, pensador y escritor; todas las ramas del saber que tocó muestran el sello del gran hombre que las escribió.

Abu 'Abd Allah Mwhammad ibn Sa'id ibn al-Jatib Lisan ad-Din as-Salmani, que ese era su nombre completo, fue uno de los personajes más influyentes del siglo XIV. ¡Andalusí! Nacido en Loja en 1313 de una familia acomodada, tuvo una formación intelectual muy extensa, que supo aprovechar y desarrollar con su privilegiada inteligencia. Pasó la mayor parte de su vida en Granada al servicio de la dinastía nasrí. Ocupó altos cargos políticos, siendo nombrado “doble visir”, “du l-wizaratayn”. Murió asesinado en la prisión de Fez, en 1374.

Fue un excelente polígrafo. Escribió más de 60 obras de todos los temas. Obras sobre historia, religión, filosofía y medicina. Sus escritos son fuente de noticias sobre la historia y los hombres del reino nasrí, de sus rasgos y sus costumbres, de la geografía. Una de sus obras constituye un precioso testimonio de una fiesta real celebrada en la Alhambra, con descripciones de vestidos, decoración, protocolo, comidas que se sirvieron y un sin fin de noticias curiosas. Es una visión directa del interior del palacio, llena de vida. Como poeta, además de obras editadas, parte de esa poesía se grabó en las paredes de la Alhambra, concretamente en las tacas de entrada del Salón de Embajadores. Una de ellas comienza así:

"Gano en gala y corona a las hermosas;
bajan a mí los astros del Zodíaco"
Las fuentes atribuyen su inmensa capacidad para escribir a la incapacidad que tenía para dormir, y muchas de estas obras las escribió en sus momentos de insomnio.

Él nos dejó en herencia un tratado que sorprende por su modernidad, el "Libro del cuidado de la salud durante las estaciones del año", llamado también "Libro de Higiene", en el que desarrolla las costumbres y el orden de vida que cada cual debe poner en práctica, para mantener una buena salud o recuperarla si la ha perdido. Es un tratado de medicina preventiva escrito de forma clara.

Su influencia en la corte y su riqueza provocarían la envidia de los cortesanos, y uno de sus discípulos, el poeta Ibn Zamrak, conspiraría contra Ibn al-Jatib, acusándole de deslealtad al Islam. Fue exiliado a Fez.


Volvió a la corte y alcanzó un grandísimo poder. Finalmente, los enemigos del visir, lograron encarcelarlo y lo mandaron estrangular.Se le enterró en el cementerio de la Puerta de Mahruk, descubriéndose al otro día que el cadáver había sido sacado de su tumba para hacerle desaparecer por el fuego. Se le enterró nuevamente, terminando de este modo las desdichas de Ibn al-Jatib.



CREACIÓN LITERARIA



- El círculo, sobre la historia de Granada. La obra fue escrita en el año 1369.

- Compendio de la Ihata, diccionario de biografías de personajes de Granada, o que simplemente pasaron por dicha ciudad. Dispuesta siguiendo el orden alfabético de los nombres, y dentro de cada nombre aparecen los personajes citados por categorías sociales: primero, los reyes y emires. A continuación, los magnates, y finalmente, aquellas personas que descollaron en algún campo determinado: cadíes, jurisconsultos, tradicionistas, poetas etc., dando incluso muestras de sus poesías. Todo ello está compuesto con un estilo muy florido y ampuloso, propio del carácter y profesión que ostentaba Ibn al-Jatib.

- El libro del complemento. Como señala su título, sirve de complemento a la obra anterior

- Las vestiduras bordadas Recopila la historia de los califas de Oriente y otras noticias de la historia de Al-Andalus y de África.

- Esplendor del plenilunio. Trabajo histórico de Ibn al-Jatib que trata de la dinastía nasrí. La obra está dividida en cinco partes: la primera contiene una descripción de la capital del reino granadino. La segunda trata de su provincia y principales comarcas. Versa la tercera sobre los gobernadores y príncipes que la rigieron. En la cuarta expone las cualidades y costumbres de sus habitantes, y la quinta estudia la sucesión de los reyes nasríes y cuanto en ellos encuentra digno de mención.

- Yerba olorosa de los cátibes o secretarios y apacentamiento de las cosas que acontecieron. Estos escritos fueron realizados para ayudar a los funcionarios y, en especial, a los secretarios (cátibes), con modelos de cartas del que pueden valerse los secretarios a la hora de redactar escritos oficiales.

- Evacuación de la alforja, trata sobre lo agradable del viaje o emigración a país extranjero.

- Viaje a África y su regreso a Andalucía. Narra las peripecias de sus viajes , señalando la magnificencia de las ciudades andaluzas en relación con lo conocido en África, así como el carácter extraordinario de las instituciones nacionales andaluzas y de lo visto en el Magreb.

- Excelencias de Málaga y Salé. Ibn al-Jatib quiere demostrar las excelencias de Al-Andalus, la enemistad que en aquel período existía entre los andaluces y los beréberes, mostrando nuestro autor un autentico sentimiento anti beréber. Ibn al-Jatib aparece en esta obra marcado por un fuerte nacionalismo andaluz, juzgando de una forma crítica tanto a los líderes musulmanes africanos como a los cristianos peninsulares.

En este estudio, de gran valor por sus datos geográficos e históricos, Ibn al-Jatib enfrenta y compara dos ciudades: la andaluza Málaga y la magrebí Salé, y aunque él mismo señala desde el principio que no existe punto de comparación, ni posibilidades de parangón entre ambas ciudades, como tampoco lo existe entre Andalucía y Berbería; sin embargo establece varios puntos, a través de los cuales poder constatar la magnificencia de Málaga y de la nación andaluza. Enaltece de Málaga la inexpugnabilidad de sus murallas, la industria que en ella florece, la fertilidad del suelo, la fama de que goza, la prosperidad de la ciudad; ensalza a la población malagueña, su vida económica, el esplendor que alcanzó su gente, así como sus edificios más señalados y sus hijos más ilustres; todo ello para acabar proclamando que Málaga lleva ventaja por su hermosura y perfección, por sus hijos ilustres y, en definitiva, por la exquisitez de sus gentes, industria y labores.